Estas son las mejores opciones que tienen los venezolanos para vivir en EEUU

La mayor colonia de venezolanos en el exterior asistió masivamente a centros electorales como este en Doral para participar en la consulta popular convocada por la oposición al régimen de Nicolás Maduro el 16 de julio del 2017. Muchos han venido con visas de estudiante, trabajo, negocios e inversiones. CARL JUSTE Miami Herald

 

El chavismo ha llevado al exterior a unos tres millones de venezolanos, la migración más numerosa en la historia del país, impulsada por una hecatombe socioeconómica, política y moral, publica El Nuevo Herald.

POR DANIEL SHOER ROTH
dshoer@elnuevoherald.com

Entre los destinos predilectos de los venezolanos, destaca Estados Unidos, donde existen numerosas opciones para obtener el estatus legal y permiso de trabajo.

A fin de orientarlos para evitar errores en el proceso migratorio, entrevistamos a Adriana Kostencki, una abogada de inmigración con un impecable historial de servicio público que preside la Asociación Venezolana-Americana de Abogados.

Si un venezolano llega a Estados Unidos como turista y quiere estudiar, ¿a qué visa puede aspirar? Y, ¿se puede trabajar?

Si ingresa con una visa de turista o negocios (B1/B2) y desea estudiar, debe solicitar una visa de estudiante o un cambio de estatus a estudiante. En general, esta visa no permite trabajar, salvo hasta 20 horas semanales en su centro de estudios (conocido como empleo on-campus). Los titulares de visas de estudiante no pueden trabajar fuera de su recinto escolar durante los primeros 12 meses.

Pasado ese período, y dependiendo del programa de estudios, puede solicitar un permiso de trabajo, siempre que cumpla las condiciones para el mismo.

Para trabajar legalmente, ¿qué opciones existen y qué requisitos exige cada categoría de visas?
Las personas con títulos universitarios pueden posiblemente calificar a una visa de trabajo H-1B o a una certificación laboral si obtienen una oferta de trabajo permanente.

Los comunicadores sociales pueden, bajo ciertas circunstancias, optar por la visa I-1.

Aquellos individuos con habilidades extraordinarias en los negocios, las artes, la televisión y los deportes, pudiesen aspirar a la visa O-1 o a la residencia directamente.

Un ejecutivo o gerente de una multinacional quizás califique a una visa L-1A. Los deportistas y atletas cuentan con una clasificación de visa; el personal religioso también.

El proceso se facilita para los venezolanos que pueden invertir. ¿Cuáles son las visas para inversionistas?

Son comunes las transferencias de gerentes o ejecutivos multinacionales (L-1A) o de profesionales especializados (L-1B), las cuales requieren que la persona haya trabajado en una capacidad ejecutiva, gerencial o de conocimiento especializado durante al menos un año en el curso de los últimos tres, para una empresa en el extranjero con filial o sucursal en Estados Unidos. Si la compañía aún no tiene esta sucursal, el ejecutivo puede venir a establecerla.

La visa E-2 sirve para venezolanos con segundas nacionalidades como la colombiana, española e italiana, entre otras. Debe invertir una cantidad sustancial en una empresa norteamericana activa, generalmente más de $100,000. La compra de un apartamento o propiedad no califica.

También se puede solicitar la residencia por medio de la visa de inmigrante EB-5, la cual requiere que el candidato invierta $500,000 y genere al menos 10 puestos de trabajo a tiempo completo. Esta visa puede solicitarse por inversión directa (negocio propio) o indirecta (en un centro regional certificado por el Departamento de Inmigración).

Pero son pocos los venezolanos que hoy emigran con tantos recursos. A los que carecen de dinero, ¿qué recomiendas si aspiran al estatus legal?

Buscar asesoría legal a tiempo antes de tomar una decisión apresurada o irse por la vía que pareciera más fácil.

Muchos venezolanos, por ejemplo, han cometido el grave error de presentar solicitudes de asilo muy poco fundamentadas o incluso frívolas, cuando quizás tenían otras alternativas para permanecer legal y permanentemente en el país.

Desafortunadamente, no todos los venezolanos califican al asilo. Cuando la persona se asesora bien, puede tomar decisiones inteligentes, incluso explorar otros países a los cuales emigrar.

Estados Unidos es un país sumamente costoso, y una mala decisión migratoria no solo puede implicar la pérdida de su estatus legal, sino también pérdidas monetarias que luego colocan a la persona en una peor situación que cuando llegó.

Siga leyendo en El Nuevo Herald

,