INTERNACIONALES

¿Qué pasará con el terreno del edificio colapsado en Miami?

Los bomberos utilizaron una grúa para sacar a Steve Rosenthal del balcón de su apartamento 705 después de que la Champlain Towers South, en Surfside, Miami, se derrumbara parcialmente el mes pasado.

Steve Rosenthal, ejecutivo de publicidad, escapó del edificio con apenas unos pocos objetos en una bolsa de papel, entre ellos una camiseta, unos pantalones y su billetera.

Ahora vive en un hotel pagado por unos amigos y usa ropa donada. Y está preocupado por lo que le espera al lugar del colapso, en el que han muerto al menos 97 personas.

Rosenthal todavía debe dinero por el apartamento de dos dormitorios que compró hace 20 años, y quiere una solución que proporcione la recuperación financiera más rápida para los sobrevivientes y las familias de las víctimas.

"Lo perdí todo, mi vida está totalmente de cabeza, la gente a la que llamaba amigos se ha ido", dijo a CNN. "Tengo 72 años, no puedo pasar lo que me queda de vida tratando de reconstruir. Hagan lo que hagan, tienen que compensar a la gente".

También le gustaría ver algún tipo de monumento en el lugar para honrar las vidas de los fallecidos.

Pero resolver el futuro a largo plazo de la zona —el lugar de una catástrofe mortal que, además, es un valioso terreno frente a la playa— será probablemente complejo. Y, a juzgar por lo que ocurrió en los lugares de otras tragedias masivas, llevará un tiempo.

Algunos sobrevivientes no quieren reconstrucción en la zona del edificio colapsado en Miami

Ya se limpió el terreno en su mayor parte y sus escombros se trasladaron a un lugar de acopio como prueba para las investigaciones sobre el derrumbe.

El juez del circuito de Miami-Dade, Michael Hanzman, designó a un administrador judicial, el abogado Michael Goldberg, para que supervise las complicadas cuestiones legales y financieras implicadas, y explore el valor del terreno como posible fuente de compensación para las víctimas.

Hanzman también ordenó el inicio del proceso de venta del terreno, que podría alcanzar hasta US$ 110 millones, dijo Christina Pushaw, portavoz del gobernador de Florida, Ron DeSantis. El juez señaló esta semana que las ganancias de la venta deben ir directamente a los sobrevivientes y a las familias de las víctimas.

El juez del circuito de Miami-Dade, Michael Hanzman, escucha cómo los inquilinos y los propietarios de condominios comparten sus opiniones sobre el lugar del edificio Champlain Towers South que se derrumbó en Surfside, Miami, Florida.

Algunos familiares de las víctimas dicen que no quieren que se levante otro edificio residencial en el lugar.

"No digo que no se venda el terreno. El terreno tiene que venderse y necesitamos ser compensados por lo que pasó", dijo Martin Langesfeld, cuya hermana murió en el derrumbe, a WFOR, afiliada de CNN.

Pero Langesfeld dijo que preferiría que el condado de Miami-Dade u otra agencia gubernamental comprara el terreno y no construyera nuevos condominios en él para que "las familias de las víctimas obtengan la dignidad y el respeto que estamos buscando".

Y añadió: "¿Querrías vivir donde murió tu familia?".

Soriya Cohen, cuyo marido, Brad Cohen, falleció en el derrumbe del edificio, también dijo que no quiere que se construya un nuevo edificio en la propiedad. En lugar de eso, añadió, todo el terreno debería reservarse como monumento a los fallecidos.

"No puedo ni imaginarme una profanación así. Imagínate que ese fuera tu cónyuge, tu padre o tu abuelo y que para ganar dinero construyeran encima", dijo Cohen a WPLG, afiliada de CNN. "Le pido a la gente que respete eso, y que respete a las familias y a la gente que ya sufrió mucho y que no aumente nuestro dolor".

Personal de búsqueda y rescate trabaja en el lugar tras el derrumbe parcial de la Champlain Towers South.

La preocupación de Cohen se basa en parte en la tradición judía de respeto a los muertos y a la santidad de los lugares de entierro. Muchas de las víctimas del edificio eran judías.

Sin embargo, según las leyes judías sobre funerales, el lugar no se consideraría sagrado si los restos humanos encontrados en él fueran trasladados, dijo Michael Berenbaum, rabino de Los Ángeles y académico judío especializado en monumentos conmemorativos.

Berenbaum dijo que lo que finalmente se haga con la propiedad "es una decisión social y política, no una decisión religiosa".

¿Debe de cambiar la forma de revisar edificios en Miami? 1:59

Pero otros quieren nuevas viviendas en el lugar

Como muestra de la división que existe en el asunto, varios propietarios de apartamentos pidieron al juez en una audiencia celebrada esta semana que permitiera a un promotor construir un nuevo edificio en el lugar.

Las propiedades residenciales en primera línea de playa son muy codiciadas en esta comunidad tropical de unos 5.800 habitantes, donde las palmeras inundan las calles.

"Algunas personas quieren un monumento conmemorativo, pero hay un grupo de personas que tenían casas allí que quieren regresar al lugar", dijo el alcalde de Surfside, Charles W. Burkett. "El reto será equilibrar ambos intereses. Lo entendemos muy bien, y el administrador judicial es hipersensible a las necesidades de los que perdieron a sus seres queridos".

En una foto publicada por el Cuerpo de Bomberos de Miami-Dade el 10 de julio, los equipos trabajan en el lugar del derrumbe del edificio.

El proceso para determinar lo que ocurre con el terreno se basará en tres pasos. Goldberg, el administrador judicial, determinará lo que quiere la mayoría de los propietarios de los condominios y emitirá recomendaciones al juez, que en última instancia tomará la decisión final, dijo el alcalde Burkett.

Los funcionarios estatales no tendrán nada que decir al respecto, según la oficina de DeSantis.

"No depende del estado el uso de la tierra, porque no es un terreno público", dijo Pushaw, el portavoz del gobernador. "Los sobrevivientes han expresado diferentes opiniones sobre qué hacer con la tierra, con algunos sugiriendo que se debe vender al gobierno local o estatal, y algunos quieren vender a un desarrollador privado para reconstruir en el sitio para que puedan volver al lugar que todavía consideran su hogar."

Burkett dijo que ha estado en constantes conversaciones con las familias de las víctimas. Una opción podría ser un compromiso: un monumento conmemorativo junto a un nuevo edificio residencial para las personas que deseen volver a vivir en el lugar, señaló.

Burkett añadió que su preferencia se reducirá a la recomendación del administrador judicial, con base en las conversaciones con los seres queridos de las víctimas.

El juez Hanzman declaró que espera que los casos se resuelvan en el plazo de un año.

Otros lugares de tragedias masivas fueron convertidos en monumentos conmemorativos

A lo largo de los años, los lugares de otras tragedias masivas, como el atentado del 11 de septiembre en las Torres Gemelas de Nueva York y el atentado de 1995 en Oklahoma City, se han reconvertido en monumentos conmemorativos de las personas que murieron.

También hay un monumento conmemorativo en una plaza de Kansas City, cerca de donde murieron 114 personas en 1981 cuando se derrumbaron dos puentes de acceso al hotel Hyatt Regency. El hotel se renovó y cambió de nombre, pero sigue funcionando.

La zona sur en el monumento a las Torres Gemelas de Nueva York.

Pero este tipo de monumentos puede suponer un cúmulo de recomendaciones locales, estatales y federales, y tardar años en llevarse a cabo.

Los residentes de Newtown (Connecticut) acaban de votar esta primavera la construcción de un monumento en memoria de las 26 personas asesinadas por un tirador masivo en 2012 en la escuela primaria Sandy Hook.

En Las Vegas, donde un tiroteo en 2017 en un festival de música country dejó 58 muertos, los planes para un monumento conmemorativo siguen en marcha casi cuatro años después.

Y el mes pasado, el Senado de EE.UU. aprobó una medida que designa el lugar del mortal tiroteo en el club nocturno Pulse de Orlando en 2016 como un monumento nacional. "El club nocturno Pulse es un lugar consagrado", dijo el presidente Joe Biden, que firmó la ley días después.

La gente visita un memorial provisional en Orlando el 12 de junio de 2017, un año después del tiroteo en el club nocturno Pulse.

A pesar de los llamados a convertir el sitio en Miami en un monumento conmemorativo, no se pedirá a los sobrevivientes y a las familias de las víctimas que donen su parte de la propiedad, dijo el juez Hanzman.

"Estas víctimas que han perdido sus hogares, sus pertenencias personales y, en muchos casos, sus vidas no van a sacrificar el valor de sus bienes inmuebles por el bien público", dijo Hanzman, que supervisa las demandas civiles presentadas tras el derrumbe.

"La tarea de este tribunal y la de ustedes es compensar a las víctimas de esta tragedia, y punto", dijo a los abogados en una audiencia celebrada esta semana.

Pase lo que pase, no volverá a vivir en el sitio en Miami

Mientras tanto, Rosenthal y otros sobrevivientes del derrumbe intentan reconstruir sus vidas.

Es una de las docenas de personas que recibe ayuda de la Global Empowerment Mission, que distribuye fondos, ayuda para la vivienda y tarjetas de regalo a los sobrevivientes. Sus amigos también han creado un GoFundMe para ayudarle a recuperarse.

Rosenthal no puede olvidar aquella aterradora noche del 24 de junio, cuando se despertó con un sonido atronador, pensando que estaba soñando con un terremoto en California. Con su apartamento temblando y su cama meciéndose, se dio cuenta de que era real cuando el polvo bajó del techo hasta su cara.

Dijo que podía oír a sus vecinos gritar: "¡Ayuda! Ayuda!".

"Salí corriendo al balcón para ver qué estaba pasando. Me golpeó una columna de humo que me dejó atónito. Pensé: 'Sea lo que sea esto, Rosenthal, ahora estás en ello'".

También recuerda los agónicos minutos que pasó esperando en su balcón a ser rescatado.

Entre la búsqueda de un nuevo hogar, Rosenthal asiste ahora a las audiencias del tribunal por Zoom sobre lo que ocurrirá con el terreno donde se encontraba su edificio.

Independientemente de lo que decida el tribunal, dijo que espera encontrar un nuevo hogar a pocos kilómetros de distancia, en Miami Beach. No tiene planes de volver a instalarse en el terreno de la Champlain Towers South.

Fuente: CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *